Bocio: Enfermedad erradicada que vuelve a Bolivia
Artículos
Miércoles,  27 de Julio, 2011
Bocio: Enfermedad erradicada que vuelve a Bolivia
Bocio:-Enfermedad-erradicada-que-vuelve-a-Bolivia

El bocio o aumento de tamaño de la glándula tiroides, puede tener devastadoras repercusiones sobre la salud de las personas, especialmente en los niños y las mujeres embarazadas debido a que la principal causa de ésta en nuestro medio es la deficiencia de yodo. Recordemos que la deficiencia de yodo es reconocida como la principal causa de incapacidad humana que puede ser prevenida.

A diferencia de otros nutrientes, los requerimientos de yodo de una persona no se obtienen a través de los alimentos, con excepción de los productos de mar.

En Bolivia y especialmente en Santa cruz, por causas ecológicas, la corteza terrestre es pobre en contenido de yodo y, como consecuencia, los alimentos producidos por la tierra son deficientes de éste elemento, es decir, que todo lo que nazca y crezca carece de yodo.

Una de las manifestaciones de la carencia de yodo es el retraso escolar, los niños o jóvenes no tienen capacidad para aprender o adiestrarse en el trabajo, por lo tanto se afecta su desarrollo económico, social y cultural.

El escaso desarrollo corporal y mental y la notable disminución del metabolismo basal, conocido como cretinismo, existe en varios grados, por ejemplo niños que deberían estar en quinto de primaria y solo cursan segundo. También puede producir una deficiencia en el crecimiento.

La afección más conocida por la deficiencia de yodo es el bocio, que se manifiesta como un crecimiento a veces exagerado de la papada; pero hay desórdenes provocados por la deficiencia de este micronutriente que tienen quizá más importancia por su impacto sobre la salud de las personas y son:  infertilidad, abortos, retraso del crecimiento o desarrollo de los niños y cretinismo.

La UNICEF y la OMS declararon hace unos años a Bolivia país libre de enfermedades secundarias a la deficiencia de yodo, pero las enfermedades están apareciendo nuevamente debido a la falta de apoyo a los programas de vigilancia y por la proliferación de sal bruta sin contenido de yodo. Es muy factible que muy pronto volvamos a épocas pasadas y vuelvan a aparecer los bocios gigantes y el retraso mental en sus diferentes grados, como problema de salud pública. Debe existir voluntad política, recursos financieros y humanos, y apoyo institucional para revertir esta situación.

 

Dr. Douglas Villarroel Z.

Endocrinólogo

Galene, Medicina Integral Av. Viedma No 702, esquina Ñuflo de Chavez Casilla No 3804 Santa Cruz-Bolivia Teléfono: 591-3-3378485 (of) Fax: 591-3-378485 info@douglasvillarroel.com

© 2011 douglasvillarroel.com |  Potenciado por Zundi  |  Diseñado por SPGTEAM  | Santa Cruz - Bolivia